IDENTIFICA TU ESTILO DE COMUNICACIÓN

 

A continuación estudia los diferentes estilos de comunicación y reflexiona sobre cual es el tuyo, el que predomina cuando te relacionas con los demás. No tiene porque ser necesariamente solo uno, por ejemplo, puede que te comportes asertivamente en un contexto determinado o con determinadas personas y agresivo o inhibido en otra situación.

 

INHIBIDO / SUMISO:

 

Es el estilo habitualmente usado por personas preocupadas por satisfacer a los demás que son incapaces de pensar en la posibilidad de enfrentarse a alguien en cualquier sentido. Estas personas anteponen los deseos y las opiniones de los demás a los suyos propios.

El estilo de comunicación  inhibido genera sentimientos de  desamparo, depresión y tensión a la hora de mantener relaciones interpersonales y sociales y los individuos que lo usan habitualmente padecen de una baja autoestima.

Rasgos característicos:

a) Elementos no verbales.

•Expresión facial seria, o sonrisa tímida y tensa.
•Ojos orientados hacia abajo sin mirar directamente a los ojos.
•Sonrisa. Tímida, con muy poca frecuencia y muy poca amplitud.
•Postura corporal. Tiende a alejarse y a contraerse.
•Posición ladeada con respecto al interlocutor, evitando el frente a frente.
•Evita el contacto  físico al estrechar la mano y la suele dejar “muerta”.
•Gestos. Pocos y próximos al cuerpo para pasar inadvertidos.
•Automanipulaciones. Abundantes así como los movimientos nerviosos con manos y piernas.

b) Elementos paraverbales:

•Volumen de voz excesivamente bajo.
•Entonación más bien monótona.
•Fluidez verbal escasa, resultando el habla entrecortada.
•Velocidad. Muy lenta o muy rápida.
•Claridad. Deficiente.
•Duración. Breve y a base de monosílabos.

c) Elementos verbales:

•Contenido. Uso del condicional, sin afirmaciones y con muletillas dubitativas.
•Atención personal. No suelen interesarse por sus interlocutores.
•Preguntas y respuestas. Contestan con la menor cantidad de palabras.

 

 

AGRESIVO

Es el estilo habitualmente usado por personas que no sólo se preocupan por defender a cualquier precio sus derechos, sino porque su forma de defenderlos normalmente lleva aparejada la falta de respeto hacia los derechos de los demás, incluso cuando no sea necesario defender lo propios.

Son características generales de este estilo de comunicación la agresión, el desprecio y el dominio hacia los demás. Con frecuencia están aislados, tensos y pierden con facilidad el control de las situaciones y de sus propios recursos al enfrentarse  a las relaciones interpersonales. Practican la comunicación unidireccional, pues no permiten la retroalimentación.

Rasgos característicos:

a) Elementos no verbales.

•Expresión facial con signos de tensión o de enfado permanente.
•Ojos. Miran directamente a los ojos de manera agresiva y sostenida.
•No respeta las distancias traspasando incluso la distancia íntima.
•Posición frente a frente.
•Gestos. Abundantes y amenazadores.

b) Elementos paraverbales:

•Volumen de voz excesivamente alto lo que impide el uso de la entonación.
•Fluidez verbal buena.
•Velocidad. Muy rápida.
•Claridad. No muy buena.
•Duración. Excesiva.
•Latencia. Muy corta.

c) Elementos verbales:

•Contenido. Usan términos imperativos, críticas al comportamiento de los demás, y utilizan con frecuencia palabras y formas amenazadoras y expresiones malsonantes.
•Atención personal. No suelen interesarse por sus interlocutores.
•Preguntas y respuestas. Contestan a las preguntas con otra pregunta o la ignoran.

 

ASERTIVO

 

Es el estilo habitualmente usado por personas que son capaces de expresar sus sentimientos, ideas y opiniones,  de forma que aún defendiendo sus propios derechos, respeta de forma escrupulosa los derechos de los demás.  Es decir, utiliza los componentes de la comunicación de forma que optimiza sus habilidades sociales. Se adaptan se al contexto donde se desarrolla la comunicación y consiguen comunicarse en cada ocasión de la mejor forma posible.

En sus relaciones interpersonales se sienten relajados y con control, lo cual facilita la comunicación. Se gustan a sí mismos y gustan a los demás, y el trato con ellos suele resultar, en términos profesionales y personales, bueno con los demás y bueno para ellos mismos como consecuencia de esa negociación ideal en la que todos ganan en que convierte el proceso de comunicación.

Rasgos característicos:

a) Elementos no verbales.

•Expresión facial amistosa y distendida.
•Ojos. Miran directamente al interlocutor pero le dan descansos.
•Sonríe con frecuencia.
•Posición frente a frente manteniendo las distancias adecuadas.
•Gestos. Firmes y abundantes pero nunca amenazadores.

b) Elementos paraverbales:

•Volumen de voz adecuado.
•Entonación. Variable en función de la parte del mensaje que quiere resaltar.
•Fluidez verbal buena.
•Velocidad. Adecuada.
•Duración. Proporcional a los participantes.
•Latencia. Se asegura de que la otra persona ha terminado de hablar.

c) Elementos verbales:

•Contenido. Usan la primera persona para expresar sus propias ideas, opiniones, emociones y sentimientos y habla en términos de colaboración.
•Atención personal. Abundante, reforzando siempre al otro.
•Preguntas y respuestas. Formula preguntan adecuadas y responde de manera adecuada al tipo de pregunta (abierta o cerrada).

 

Pide una consulta gratuita